Un año más, Córdoba  da por finalizada su tradicional fiesta de los Patios. Desde el día 6 hasta el 19 de mayo, los patios de Córdoba se han vestido en de flores y han lucido más espectaculares que nunca.

El aroma a geranio y a jazmín inunda estos pequeños rincones y un festival de flores, plantadas en arriates y macetas, pinta de colores las fachadas. Además, los pozos y el relajante sonido de las fuentes embellecen la escena. El agua, las plantas y la luz, combinadas a la perfección en estos espacios, son parte de la bella herencia del pasado árabe, cristiano y judío  de la ciudad, y razón por la cual los patios son Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.