Conclusiones Congreso Patios de Córdoba

.
Entre los días 14 y 16 de noviembre se celebró en Córdoba el I Congreso Internacional “Patios de Córdoba. Patrimonio cultural, ciudad y turismo sostenible”. Fue organizado por la Universidad y el Ayuntamiento de Córdoba y contó con la colaboración de la delegación de Turismo de La Junta de Andalucía.

El evento reunió ponencias y comunicaciones de investigadoras e investigadores de varias ciudades españolas y países, acogiendo la participación de autoridades locales y representantes de asociaciones de patios y de sectores empresariales y ciudadanos de la ciudad de Córdoba.
Los enfoques fueron muy diversos, con aportaciones desde la gestión turística, la valorización del patrimonio, la participación ciudadana e incluso desde la perspectiva de la botánica.
Partíamos de considerar que la inclusión del Festival de Patios de Córdoba en el Listado Representativo del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, en diciembre de 2012, hecho que se unió a otros reconocimientos internacionales del patrimonio cultural de nuestra ciudad, destaca la
singularidad de este fenómeno festivo y su significación como manifestación sociocultural local; como expresión relevante de la historia, la memoria y la tradición de la ciudad de Córdoba y de su transmisión de unas generaciones a otras en constante recreación e innovación.
Destacábamos asimismo que la Convención para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (UNESCO, París, 17 de octubre de 2003), relaciona estos bienes culturales con el sentimiento de identidad y continuidad de las comunidades y grupos y con su contribución al respeto de la diversidad cultural y la creatividad humana, estimando también su potencial contribución al desarrollo sostenible.
En este sentido, señalábamos que las fiestas, al igual que otras expresiones del patrimonio cultural inmaterial, pueden contribuir a la atracción de visitantes y al desarrollo de determinadas actividades turísticas. Pero advertíamos que la sobredimensión de este fenómeno puede impactar sobre su carácter de
celebraciones extraordinarias y participativas de las ciudadanías locales, al tiempo que, en situaciones de masificación, puede incluso devaluarlas como atractivos turísticos.